HABLANDO DEL FUERO SINDICAL

“EL FUERO ES DEL SINDICATO, NO DEL INDIVIDUO O TRABAJADOR”

El fuero sindical es aquella garantía constitucional que protege a los Directivos de la organización sindical para no ser despedidos o trasladados, convirtiéndolo en una de las condiciones benéficas conseguidas en las luchas sangrientas que han librado los trabajadores, es por ello que quienes son elegidos como representantes de la clase trabajadora, tienen el deber de asumir políticamente un papel colectivo y preponderante que esta muy por encima de los intereses particulares.

Es relativamente entendible que la patronal defienda sus intereses de clase, pero no lo es quien consideré pertenecer a una Organización Sindical sólo por el fuero y su estabilidad, siendo reprochable cualquier acción o intento que conduzca a desfigurar y abusar del fuero sindical.

Es así, que el fuero no brinda estabilidad laboral según las consideraciones de la ley, en algunas situaciones como es el caso específico de los Concursos de Méritos, como es el relacionado con el Sector Salud, Convocatoria 426 y teniendo en cuenta que las elecciones para nuevos Delegados y Junta Directiva de ASMETROSALUD serán el próximo año, aun no hay calendario electoral de donde se deduce, que en éstos precisos momentos no se está desarrollando, por lo cual se considera ilegítimo el postularse para un órgano directivo con motivaciones contrarias a las colectivas.

La jurisprudencia establece que el fuero sindical no brinda estabilidad a los trabajadores en provisionalidad, siendo fuente la Sentencia de Constitucionalidad del año 2005 del Magistrado Alfredo Beltrán Sierra que argumento en sus apartes:

“Como se ha señalado en esta sentencia, la garantía del fuero sindical elevada a rango constitucional por el Constituyente de 1991 (CP. art. 39), ha sido instituida para amparar el derecho de asociación. Se trata de un mecanismo que ha sido establecido primariamente a favor del sindicato, y de manera secundaria para amparar el derecho a la estabilidad laboral de los representantes sindicales, a fin de que con el retiro injustificado de los mismos no se afecte la acción de los sindicatos por reducción del número mínimo establecido por la ley para su constitución. Se trata entonces, como bien lo afirma la Vista Fiscal, de una garantía constitucional que surge con posterioridad a las relaciones individuales de trabajo y, por ende, a la naturaleza misma de los cargos o contratos laborales, circunstancia esta que define la aplicación de la garantía foral en los eventos de un despido unilateral por parte del empleador. De ahí, que la ley exija para el retiro del servicio de los trabajadores amparados con el fuero sindical, la calificación judicial previa por la existencia de una justa causa. Con todo, por ministerio de la ley (C.P.L. art. 411), existen circunstancias en las cuales no se requiere autorización judicial previa para dar por terminado el contrato de trabajo de trabajadores aforados. Ello se presenta cuando se trata de contratos de trabajo por la realización de la obra contratada, por la ejecución del trabajo accidental, ocasional o transitorio, por mutuo consentimiento o por sentencia de autoridad competente. Tratándose de la accidentalidad, ocasionalidad o transitoriedad de un trabajo, no se contraviene la finalidad misma del fuero sindical, por cuanto las modalidades mismas de ese trabajo no constituyen de por sí garantía de permanencia para quien en ese momento es sujeto activo del mismo. Siendo ello así, mal se puede predicar estabilidad cuando la misma ley la ignora en esas circunstancias específicas.” 

JUNTA DIRECTIVA ASMETROSALUD

Medellín, diciembre 18 de 2018

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.